Filtrar

Mostrando todos los resultados (5)

Las chaquetas y jerséis de mujer son prendas exteriores para vestir por capas durante las estaciones frías o en entretiempo. Las dos opciones son perfectas para abrigarse en otoño o invierno, aunque presentan diferencias importantes que debes conocer a la hora de crear tus estilismos.

Chaqueta o jersey, ¿cuál elegir?

La diferencia principal entre una chaqueta o cárdigan y un jersey es que la primera presenta una abertura frontal que permite llevarla abierta y mostrar debajo un vestido o una blusa, por ejemplo. Los jerséis, en cambio, cubren por completo las prendas interiores de mujer, permitiendo únicamente mostrar el cuello y los puños de una camisa de manga larga.

Las chaquetas de tendencia oversize, al tallar más grande, permiten llevar un jersey o suéter por debajo y aportar mayor confort en los días especialmente fríos. Son muy cómodas y perfectas para combinar con un vestido estampado en los mismos tonos o con pantalones y faldas de cintura alta.

Los jerséis de mujer presentan generalmente una variedad mayor de estampados y colores que las chaquetas. Esto es así debido a que tienen un mayor protagonismo y peso en los looks femeninos, aunque puede haber excepciones.

Los materiales utilizados en las chaquetas y jerséis de mujer suelen ser resistentes y de tejidos cálidos como la lana de oveja y otras fibras naturales o recicladas.

Chaquetas y jerséis de mujer de fibras naturales

Las fibras naturales que se utilizan en la confección de chaquetas y jerséis de mujer son de origen animal en gran medida, aunque cada vez más tejidos de origen vegetal o reciclados se abren paso en las tendencias de la moda sostenible.

La lana de oveja es la reina de los tejidos de punto para mujer. Es suave, ligera, absorbe la humedad y es un gran aislante térmico. Además, su obtención se realiza en beneficio del propio animal, ya que el esquilado es imprescindible para que las ovejas puedan soportar las altas temperaturas en verano. Lo mismo ocurre con otras fibras de origen animal como la cachemira, el mohair o la alpaca, de cuya lana se obtiene un tejido sostenible de tacto espectacular.

El algodón orgánico y el cáñamo son dos ejemplos de fibras naturales de origen vegetal que podrás encontrar en chaquetas y jerséis de mujer. Ambas son fibras ecológicas, sostenibles y con un impacto positivo en la sociedad.

Combinadas con otras fibras naturales o recicladas, crean innovadores tejidos en pro de la conservación del planeta, con los que además se reduce la dependencia del petróleo en la industria textil.