Cómo crear un armario cápsula sostenible

El término armario cápsula es cada vez más popular en las redes sociales y en Internet. Consiste en tener un conjunto de prendas básicas en el armario, aproximadamente unas 35, aunque en ocasiones pueden ser más o menos. Todas ellas, o al menos la mayoría, deben ser atemporales y de calidad. Además, tienen que combinar entre ellas para poder usarlas en diferentes temporadas y crear looks de lo más diversos. La ropa interior y la de deporte queda excluida, aunque sí deben formar parte del armario cápsula los calzados y los complementos.

Cómo escoger las prendas adecuadas para el armario cápsula

Cada persona tiene que crear su armario cápsula dependiendo de sus gustos y su estilo personal. Cabe apuntar que los objetivos de crear uno son diversos, como ahorrar dinero, hacer un consumo responsable, no perder tiempo escogiendo la ropa a usar cada día o ser más respetuosos con el medio ambiente. Pero pese a eso, lo más importante es que cada persona se sienta cómoda con la ropa que forma su armario.

Así, las prendas se deben escoger partiendo de esa base. A partir de ahí, sí existen una serie de prendas comunes en la mayoría de armarios cápsula. Camisetas básicas de tonos neutros, jerséis en esos mismos tonos, pantalones vaqueros, una chaqueta básica, una camisa blanca, un vestido negro, unas zapatillas deportivas clásicas o un bolso shopper son algunas de ellas.

Pero como decíamos, lo más importante es que cada persona se sienta cómoda con la ropa de su armario. De este modo, se puede sustituir, por ejemplo, la camisa blanca por una de color negro. O cambiar los vestidos por unos pantalones negros que sirvan para ocasiones que requieran ropa más elegante.

Cómo completar el armario de forma consciente

Para crear un armario cápsula, lo primero que se debe de hacer es una limpieza. De esta manera, el primer paso es deshacerse de la ropa vieja, que no sirva o que no vaya a volver a ser utilizada. Reciclarla, donarla o venderla son buenas opciones.

Escogiendo prendas para armario capsula

El siguiente paso está muy ligado al anterior, pues se trata de valorar el estilo propio y analizar qué tipo de ropa se necesita en el día a día. A partir de ahí, con eso claro, se ha de hacer una cuidada selección de esas prendas que formarán el armario cápsula. Y es que es verdaderamente importante tener claro que esa será la ropa que se usará durante varias temporadas. Después, por cada pieza nueva que entre, deberá salir otra.

En muchas ocasiones, las personas estamos acostumbradas a comprar ropa de más que después queda guardada en el fondo del armario. Ropa innecesaria, que años después de comprarla sigue estando prácticamente nueva y, en ocasiones, hasta con la etiqueta puesta. Tener un armario cápsula sirve para evitarlo.

Esa es la razón por la que se deben escoger una a una las prendas: para tener la certeza de que son necesarias, que serán utilizadas y que son de calidad y duraderas.

Cómo combinar las prendas entre sí

Para que las prendas combinen entre sí, es importante escoger ropa de colores neutros. Blancos, negros, grises, beige o marrones. Además, las camisetas y jerséis deben ser básicos, aunque también las puedes usar estampadas pero éstas te serán más difíciles de combinar. Lo mismo ocurre con los pantalones: vaqueros, blancos o negros son los mejores.

Sobre esto, cabe apuntar que los pantalones vaqueros quedan genial tanto con camisetas básicas veraniegas, como con jerséis gruesos de lana. Por lo que hace a las chaquetas, se deben escoger aquellas que queden bien con el resto de ropa del armario. Por eso hemos mencionado antes las chaquetas básicas, pues son el claro ejemplo de ello. Se pueden usar en el día a día, pero también para ocasiones en las que se requiera ir mejor vestido.

Los calzados y los complementos también tienen que estar pensados para combinar entre sí. Por eso, tal y como hemos mencionado más arriba, es importante que sean escogidos a conciencia. Por ejemplo, las zapatillas deportivas clásicas pueden usarse para crear looks informales. Pero también, cada vez más, se combinan con vestidos. Y es que esto, junto a un buen peinado, algún complemento y un poco de maquillaje, puede dar lugar a un outfit elegante.

Cómo adaptar las prendas a cada temporada

Al inicio de este artículo hemos comentado que, si bien pueden ser más o menos, lo ideal es tener entre 30 y 40 piezas en el armario cápsula. Pero esto tiene matices, pues cabe apuntar que algunas de ellas serán útiles todo el año pero otras variarán según la temporada.

Por ejemplo, está claro que las chaquetas no se utilizarán en verano. Así pues, en los meses de calor la chaqueta se puede sustituir por una falda con estampado floral que solamente se utilizará en esos meses del año. Lo dicho previamente: cuando entra una prenda, otra sale. De esta manera, el fondo de armario siempre está formado por el mismo número de piezas.

Pero volviendo al hecho de adaptar las prendas a cada temporada, a la hora de escoger la ropa será algo a tener en cuenta. Por eso es importante tener, por ejemplo, pantalones vaqueros. Porque aparte de que combinan con todo, sirven para todo el año. Algo que también puede ocurrir con bolsos shopper, tote bags o con zapatillas deportivas, por ejemplo. O con un vestido negro, que en verano se puede usar sólo y en invierno combinado con una cazadora.

Por qué el armario cápsula es perfecto para vestir de forma sostenible

Como bien hemos indicado al inicio de estas líneas, uno de los objetivos de tener un armario cápsula es el de ser más respetuosos con el medio ambiente. Al tener unas prendas de ropa duraderas y fijas, se evitan las compras compulsivas. También el desechar vestidos, pantalones, jerséis o camisetas continuamente. Por tanto, se contribuye a un menor gasto de energía y a una reducción de la contaminación.

Sin embargo, aunque el armario cápsula es una tendencia sostenible en sí misma, depende de cada uno que lo sea más o menos. Y es que ese fondo de armario que cada persona fabrique puede estar compuesto por ropa sostenible o ropa que no lo sea. Es decir, puede tener prendas de ropa hechas con materiales ecológicos o con otros que sí contengan tóxicos. Pueden estar fabricadas bajo criterios de comercio justo mientras que otros podrían utilizar la explotación laboral o prácticas poco sostenibles.

Pero si lo que se quiere es contribuir a una mejor salud del planeta y las personas, lo mejor es vestir con ropa sostenible. Por ejemplo, estos vaqueros mom fit sostenibles para mujer que encontrarás en Fieito, hechos con tejido ecológico que mezcla cáñamo con algodón orgánico, son ideales para formar parte de un armario cápsula. También lo es esta camisa casual de manga corta ecológica en color blanco. O este bolso shopper de color negro, hecho con cámaras de ruedas de camión recicladas.

Comparte esta entrada

5/5 - (1 voto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.