Filtrar

Mostrando los 16 resultados

Las mantas de lana son un recurso fantástico para abrigar y decorar al mismo tiempo. Es difícil no encontrar este artículo en prácticamente todos los salones y habitaciones del país durante los meses de frío. A continuación te desgranaremos el porqué este tipo de mantas se ha convertido en un básico en casa. Además, encontrarás algunos consejos para que aciertes con las tendencias que se van a llevar la próxima temporada en el ámbito del textil doméstico.

Bondades de las mantas de lana

En el mercado actual de la moda, son miles las opciones que puedes encontrar si lo que buscas es una buena manta para tu hogar. Aunque hace unos años se pusieron en boga las mantas de pelo, lo cierto es que las realizadas en lana están volviendo a ocupar su lugar. Y no es para menos, puesto que se trata de un material muy práctico, funcional y estético que, con un correcto procedimiento de fabricación, puede favorecer incluso a la conservación natural del medio ambiente.

Características técnicas

Como bien sabrás, la principal utilidad de la lana es su alta capacidad para mantener la temperatura corporal. Pero no es la única. Para que veas de forma clara las ventajas de este tipo de material, hemos hecho un listado con sus principales beneficios:

  • Son hipoalergénicas. Todos aquellos que padezcan alergias respiratorias encuentran en estas mantas un auténtico aliado. De hecho, hay lanas específicamente tratadas en este sentido para que hasta los bebés puedan utilizarlas sin miedo a reacciones alérgicas.
  • No utilizan productos químicos.
  • Conservan mejor el calor por su mayor peso. Además, diversos estudios han demostrado que dormir con peso sobre el cuerpo ayuda a conciliar mejor el sueño.
  • Son hidroreguladoras. La lana absorbe hasta un 30 % de humedad sin que se deforme el tejido o se note mojado.
  • Son muy duraderas. Verás que año tras año siguen en perfectas condiciones.
  • Hay diseños clásicos, nórdicos, minimalistas y rústicos para cualquier estilo decorativo.

La lana puede regularse térmicamente por sí misma gracias al aire conservado entre las fibras; esto implica que logra calentar en invierno y transpirar en verano, ajustándose perfectamente a la temperatura externa.

Y si lo que te preocupa es su mantenimiento, ten en cuenta que la lana repele la suciedad. Por este motivo, más que estar lavándola cada poco tiempo, es preferible que la airees en el exterior cuando haya cierta humedad en el ambiente.

Es precisamente su fácil higienización lo que las hace perfectas como abrigo para los más pequeños. Existen múltiples modelos de mantas de lana para bebé con las que tu pequeño estará bien abrigado sin miedo a que aparezcan reacciones alérgicas.

Aportación estética

Una buena manta de lana derrocha estilo con independencia de la tonalidad cromática que manifieste. Los expertos pronostican que seguirán en cabeza las mantas de textura abrigada para las decoraciones del salón. Su suavidad y propiedades aislantes deben armonizarse con la paleta cromática predominante en la sala. Si buscas un modelo atemporal que puedas utilizar durante varias temporadas, los colores tostados, el gris y el marfil son una apuesta segura.

Este año, el toque lo aportarán estampados como los cuadros. Si combinas su tono con el de los cojines del sofá, conseguirás una zona de estar visualmente muy acogedora.

Para quienes viváis en familia, lo ideal es que tengáis disponibles varias mantas. No es necesario que sean exactamente iguales, pero sí conviene que tengan un hilo conductor. Por ejemplo, una misma base cromática neutra puede diferenciarse radicalmente si apuestas por dos tipos de estampados distintos: rayas, cuadros, superficie lisa… Escoge modelos con guiños decorativos como flecos, pompones o ribetes en un color distinto.

Si buscas una manta distinta que llame la atención con tan solo una mirada, el tartán de colores es la opción ideal. El naranja, el amarillo y el magenta combinan a la perfección y aportan una estética multicolor, ideal para los ambientes más alegres.

Si la estética de tu hogar se decanta por el estilo rústico, apuesta por una manta de pura lana virgen tejida en punto grueso. Ahora se llevan los materiales naturales sin teñir, en esa búsqueda de lo tosco tan acorde con la estética en cuestión.

Otra tendencia que se retoma de la pasada temporada es la lana bouclé. Se trata de una lana rizada que ha sido tejida con nudos, dando como resultado una textura suave de reverso cepillado. Imagínate una siesta los domingos de invierno rodeada con una manta tan gustosa como estilosa.

Son sostenibles

Nuestras mantas de lana son totalmente respetuosas con el medio ambiente y el bienestar animal, puesto que proceden de pura lana de ovejas criadas en libertad. Consideramos que no solo es importante aportar un producto de calidad; también debe mantener una actitud y conciencia responsable con el entorno en el que se fabrica. La lana es un recurso renovable, natural y sostenible, puesto que las ovejas tienen que ser esquiladas de forma anual para su propia seguridad.

La mayoría de mantas que se anuncian en el mercado como “de lana”, en realidad lo que ofrecen es una lana sintética tratada con productos dañinos y agresivos para la salud. Suelen estar tratadas con polímeros o ácidos y amoníacos para que puedan lavarse en la lavadora como cualquier otro tejido.

Asimismo, la famosa lana merina australiana procede de ovejas que han sido esquiladas con métodos tan crueles como el mulesing.

Por ello, antes de lanzarte a comprar cualquier manta de lana, asegúrate de que no ha sido tratada previamente ni deriva de procedimientos cercanos al maltrato animal.

La lana que utilizamos está libre de tóxicos para no dañar la salud de las personas ni perjudicar el medio ambiente. Para limpiarla empleamos agua a alta temperatura sin aditivos, y no la blanqueamos. Las piezas se trabajan, por lo general, en su color natural, pero si las modificamos se utilizan tintes inocuos de origen natural (minerales o plantas con mordientes no tóxicos).

En definitiva, las mantas de lana son un básico que no puede faltar en un hogar con conciencia ecológica.