¿Qué es el slow fashion o moda lenta?

El movimiento slow fashion muestra una nueva perspectiva del mundo de la moda. El sector textil se alinea con el cuidado de la naturaleza y con el consumo responsable. Tal vez todavía tienes alguna prenda sin estrenar en tu armario. A lo mejor caíste en la tentación de una tendencia que no te gustaba verdaderamente. Quizás haya tanta ropa colgando en las perchas de tu armario que te cuesta poner en orden tu vestidor.

Moda slow fashion

Todos los ejemplos mencionados son habituales en el consumo de moda rápida o fast fashion. En este caso, el proceso de producción utiliza numerosos recursos y produce un impacto negativo en el planeta. Es un tipo de enfoque que está excesivamente condicionado por la creación constante de tendencias. ¿Te encanta descubrir las últimas novedades para darte algún capricho? ¡Toma nota de otra propuesta!

La moda sostenible cuida de la naturaleza

Existe un movimiento alternativo que fomenta el consumo consciente en el sector de la industria textil: la moda lenta. Se aleja de la producción masiva de prendas para potenciar la calidad de cada producto. Cada artículo se elabora con un excelente nivel de atención al detalle. La moda rápida es una creadora constante de tendencias efímeras y pasajeras. Aunque sean muy atractivas a simple vista.

Además, la funcionalidad de cada diseño está condicionada por su corto periodo de vida. Es habitual que el producto se deteriore pronto o se rompa (seguro que ya has oído hablar sobre la obsolescencia programada).

Características del slow fashion

Es probable que tengas uno o varios conjuntos que has utilizado en muy pocas ocasiones. Por el contrario, el slow fashion se caracteriza por la búsqueda de la atemporalidad. Es decir, te ofrece la inspiración necesaria para crear un armario cápsula perfectamente planificado. Imagina un vestidor práctico que está formado por prendas básicas y combinables. Como ya sabes, la voz de profesionales influyentes tiene una gran proyección en el marketing del sector textil.

Pues bien, existe un referente en este ámbito que tiene una gran influencia social: Kate Fletcher es una escritora que ha publicado diferentes libros sobre el tema. Pone en valor la importancia de la sostenibilidad en la industria de la moda. Conviene señalar que este movimiento no solo protege la belleza del planeta, sino el bienestar integral de cada persona. Es importante que los derechos de los profesionales que participan en el sector textil sean respetados y protegidos.

A este respecto, conviene indicar que existe una característica habitual en las grandes producciones de ropa: llaman la atención de los consumidores por sus precios atractivos. Un dato muy económico que contrasta con los salarios bajos que reciben muchos empleados con largas jornadas de trabajo.

El slow fashion te invita a observar la moda más allá de la perspectiva de cliente. Es un movimiento que está en armonía con una filosofía de vida consciente. Desde esta perspectiva, puedes reflexionar sobre cómo influyen las decisiones de compra de cada persona a nivel global o local. Las prendas destacan por su alto nivel de calidad, su diseño original y su perfecto acabado. Eso significa que la ropa tiene una larga duración. Por tanto, puede formar parte de tu vestidor y de tu vida durante mucho tiempo.

El slow fashion promueve el consumo responsable

La moda rápida potencia el consumismo inmediato. ¿Cuántas veces has caído en la trama de chollos aparentemente irresistibles? ¿Alguna vez has adquirido una prenda muy similar a otra que tenías en tu vestidor? Es decir, las grandes producciones generan un consumo masivo y automatizado. Este enfoque genera un efecto inmediato en un recurso natural como el agua. Ten en cuenta que se necesitan grandes cantidades para fabricar nuevos diseños. Por todo ello, la estructura que hace posible la moda rápida es inviable a corto plazo porque utiliza recursos necesarios para la sociedad.

Moda lenta para mujer

La moda lenta te invita a descubrir cada prenda como una pieza verdaderamente única. El diseño ha sido realizado de forma responsable con materiales de máxima calidad. Los profesionales que han participado en las diferentes etapas de creación del producto realizan su trabajo con las debidas medidas de seguridad. Y una vez que ese artículo pasa a formar parte de tu vestidor, te acompaña durante mucho tiempo.

Es probable que la búsqueda de la inmediatez esté presente en diferentes ámbitos de tu rutina. Quizá puedas identificar diferentes acciones que realizas de una forma casi automática. Por ejemplo, consultar las redes sociales o navegar por Internet. La inmediatez también puede motivar una experiencia de compra que no se basa en una verdadera necesidad. De este modo, puedes acumular más ropa de la que verdaderamente necesitas para la temporada.

Por ello, la moda lenta se desarrolla a otro ritmo. El proceso de fabricación es respetuoso con los derechos humanos y con la protección del planeta. Utiliza de forma responsable los recursos empleados en la creación de cada propuesta. Por su parte, el cliente que muestra interés en el sector no solo disfruta de un producto de calidad, sino también de un trato personalizado. El precio de la prenda muestra una verdadera relación de calidad y precio (no olvides que tiene una larga vida).

Por tanto, la moda rápida produce un elevado impacto ambiental. Quizá nunca has reflexionado con detenimiento sobre esa cuestión. El universo de la moda, con sus colores, texturas y formas es mágico. Pero es importante ir más allá del propio diseño para conocer más detalles sobre la fabricación. El movimiento slow fashion protege los recursos naturales. Y el trabajo artesanal está muy integrado en la cadena de producción.

La moda lenta es una filosofía de vida: genera una transformación integral

¿Quieres comprar ropa nueva para renovar tu vestidor o acudir a un próximo evento? En ese caso, busca más allá de las tendencias y toma decisiones adecuadas. Si seleccionas un producto del catálogo de una marca reconocida en el sector de la moda lenta, sabrás que la firma ha respetado los derechos de los trabajadores.

Slow fashion algodón orgánico

El slow fashion impulsa una verdadera transformación en el mundo de la moda. No solo es importante que te guste una prenda, sino también que se alinee con tus necesidades. Por otra parte, debe tener un perfecto acabado interno y externo. La moda lenta hace que cada prenda tenga más valor todavía porque cada pieza es verdaderamente especial.

Comparte esta entrada

¡Valora esta entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.