¿Es comprar ropa ecológica lo más sostenible?

La creciente tendencia de comprar ropa ecológica o moda sostenible es ya todo un movimiento social que busca crear conciencia sobre el impacto de la industria textil, frente a la situación del medio ambiente y las condiciones desfavorables del trabajo de las grandes industrias.

Se considera ropa ecológica la producida siguiendo los estándares de producción ecológicos. Sellos reconocidos a nivel mundial como el GOTS (Global Organic Textile Standard), por ejemplo, garantizan que tanto las fibras como los tintes utilizados en la producción de las prendas son de carácter orgánico. Además, también es controlado el consumo de energía y de agua durante todo el proceso productivo.

 

Entonces, ¿comprar ropa ecológica es siempre sostenible?

La respuesta es no, pero conviene matizarla.

Para que comprar ropa ecológica sea una acción sostenible real, debes antes buscar respuesta a la siguiente pregunta: ¿realmente la necesitas?

Es decir, no es sostenible comprar ropa ecológica por el placer de comprar sin más, sin realmente saber si le vas a dar uso. Es un error pensar que solo por el hecho de ser un producto ecológico, su producción es totalmente inocua para el medio ambiente.

Has de ser consiente de que, aunque la producción de fibras sostenibles como el algodón orgánico sea más sostenible que la de las fibras sintéticas o el algodón convencional, son procesos que no dejan de consumir recursos. Por eso es importante que compres ropa ecológica cuando no tengas otra solución.

Antes de comprar ropa ecológica, trata de reparar la que ya tienes o intenta comprar de segunda mano, aunque no sea propiamente ropa ecológica. Estas prácticas están en la primera línea y si que son realmente sostenibles.

Recuerda que no hay producto más sostenible que el que ya existe.

Ten en cuenta que habituarse a un consumo responsable de ropa ecológica siempre es lo más sostenible. Piensa que, la sostenibilidad real reside en el uso prolongado de una prenda o cualquier otro producto en el tiempo, y no directamente en sus materiales o en el ahorro de recursos en su producción.

En nuestras manos está ser parte del cambio.

Comparte esta entrada

5/5 - (2 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.