Alimentación vegana: beneficios para tu salud, el medio ambiente y los animales

La alimentación vegana se basa en el consumo de plantas y la exclusión de todo producto de origen animal. Esta forma de comer responde a una filosofía de vida que rechaza la explotación animal. Además, hay un tipo de veganismo que va más allá de la alimentación y abarca otros aspectos éticos.

Tipos de veganismo

Dentro del veganismo, hay diferentes tipos o variantes según el grado de compromiso, las motivaciones y las preferencias de cada persona. A continuación, vamos a ver los principales tipos de veganismo que existen y en qué se diferencian.

Veganismo dietético

Los veganos dietéticos son aquellos que no comen productos de origen animal pero sí los usan en ropa o cosmética. Algunos de ellos lo hacen pensando en su propio bienestar y no en el de los animales y se les conoce como veganos saludables.

Veganismo ético

Sin embargo, hay otro grupo de veganos que también trata de no hacer uso de ropa que provenga de los animales o que haya supuesto algún tipo de crueldad hacia ellos. Y lo mismo ocurre con el resto de objetos y productos que utilizan en su día a día. Estos veganos, por ejemplo, evitan usar cosméticos testados en animales. También luchan por que se deje de experimentar con ellos en la ciencia, etcétera. Están en contra de que los animales sean vistos como mercancías en cualquier ámbito de la vida.

¿Qué alimentos se incluyen y cuáles se excluyen en la alimentación vegana?

Hasta hace unos años, todos habíamos escuchado hablar de las personas vegetarianas. Sin embargo, poco después empezaron a aparecer los veganos en nuestra sociedad y es posible que siga habiendo cierta confusión entre ambos términos. Pero la diferencia es sencilla: mientras que los vegetarianos han eliminado de sus dietas la carne, los veganos han excluido cualquier producto de origen animal y solo toman alimentos de origen vegetal.

Así pues, una dieta vegana incluye verduras, frutas, hortalizas, legumbres, semillas, granos, cereales, raíces y frutos secos. Por contra, un vegano no come carne, pero tampoco pescado, lácteos (leche, yogur y queso), gelatina, manteca ni huevos.

La miel es un producto algo controvertido, pues hay quien no la come porque tiene origen animal pero también hay quienes piensan que pese a ello, no daña a los animales. Si bien los pollos o las vacas son criados expresamente para sacrificarlos después o para obtener de ellos leche o quesos, no ocurre lo mismo con las abejas. Ellas producen miel por su cuenta, sin intervención humana, y esta miel se extrae después directamente de los panales.

Abeja produciendo miel

Además, cabe apuntar que existen alimentos veganos creados exclusivamente para quienes llevan este estilo de vida. Hay carnes, embutidos o quesos veganos que, aunque tienen una forma similar a los productos reales, están hechos con alimentos de origen vegetal. Por ejemplo, este chorizo vegano de calabaza que encontrarás en Fieito y que tiene aspecto, olor y textura similar al chorizo tradicional.

Beneficios de la alimentación vegana

La alimentación vegana tiene una serie de beneficios tanto para los animales, como para las personas y el medio ambiente. Así, vamos a mostrar algunos de ellos en un listado a continuación.

Para el medio ambiente

  • Reduce el calentamiento global: las industrias cárnicas y lácteas producen muchos gases de efecto invernadero (GEI) y, al no consumir estos productos, los veganos contribuyen a una reducción de dichas emisiones.
  • Mejora el acceso y la gestión al agua potable: Se necesita más agua para mantener al ganado y producir carne que para regar las plantas que luego darán lugar a verduras u hortalizas. Además, el ganado contamina el agua dulce. Por tanto, llevar una alimentación vegana ayuda a tener más y mejor acceso al agua potable.
  • Lucha contra el hambre en el mundo: Cabe tener en cuenta que para producir medio kilo de carne hacen falta 6 kilos de granos. Esa cantidad de granos serviría para alimentar a más personas que medio kilo de carne.

Para los animales

  • Reduce la crueldad animal: El veganismo lucha porque no se experimente con animales y no se testen en ellos ciertos productos, como los cosméticos.
  • Reduce el comercio ilegal: Muchas personas se dedican al tráfico ilegal de animales para obtener pieles o colmillos. Sin embargo, el veganismo rechaza el uso de estos productos y, por tanto, contribuye a una disminución del tráfico de animales.

Para las personas

  • Disminuye el colesterol: Los veganos basan sus dietas en alimentos vegetales y, por tanto, estas son bajas en grasas y lípidos. Dado que son estos lípidos los que aumentan los niveles de colesterol en sangre, la alimentación vegana reduce el riesgo de tener colesterol.
  • Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas: Un estudio de Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology apuntaba que las personas que comen carne tienen un 22% más de posibilidades de sufrir enfermedades cardiacas por cada ración diaria que toman.
  • Mejora la salud gastrointestinal: Los veganos comen alimentos con mucha fibra y es ésta la que mejora la salud intestinal. Además, algunos estudios, como uno publicado en BMC Medicine, apuntan a que la dieta vegana reduce el riesgo de sufrir cáncer de colon.
  • Disminuye el dolor menstrual: Por otro lado, un reciente estudio de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS) de Atlanta ha concluído que la dieta vegana reduce el dolor menstrual en las mujeres. Al tratarse de una alimentación rica en ácidos grasos omega-3 y baja en productos procesados, la inflamación del cuerpo es menor y el dolor menstrual también.
  • Más vitaminas en el cuerpo: La alimentación vegana, por otro lado, está asociada a un metabolismo más rico en vitaminas y también en aminoácidos.

Cómo suplir la falta de nutrientes grasos en una dieta vegana

Si bien las ventajas del veganismo son muchas, también es cierto que las personas veganas pueden tener ciertas carencias de nutrientes grasos. Por fortuna, estas carencias se pueden solventar fácilmente tomando complementos vitamínicos o aumentando el consumo de ciertos alimentos.

Dieta vegana

  • Proteínas: Las principales fuentes de proteína de las personas veganas son las legumbres tales como soja o tofu, guisantes o garbanzos. También los granos como quinoa, arroz, trigo o cebada, los frutos secos y las semillas.
  • Yodo: Se obtiene sobre todo del consumo de pescado y, como éste no está presente en la dieta vegana, se deben tomar sales fortificadas.
  • Vitamina B12: Al suprimir la carne de la alimentación, la vitamina B12 es una de las que más baja en el metabolismo de los veganos. Solamente se obtiene suficiente de la carne, de este modo los veganos deben tomar suplementos de esta vitamina o alimentos fortificados con ella.
  • Calcio: Se puede aumentar los niveles de calcio en el cuerpo tomando leche de soja fortificada con calcio, almendras o avellanas, semillas de sésamo o verduras bajas en oxalato (nabos, brócoli, col o espinacas).
  • Ácidos grasos: Se pueden obtener, sobre todo, con el consumo de aceites, semillas, frambuesas o nueces.
  • Hierro: Se encuentra en alimentos como lentejas, garbanzos o quinoa. Además, se absorbe mejor si se complementa con la toma de alimentos ricos en vitamina C como las naranjas.

En Fieito contamos con una sección de comida ecológica en la que podrás encontrar alimentos ideales para llevar una rica y variada dieta vegana. Por ejemplo, este tofu ahumado ecológico hecho en Galicia, esta alga nori deshidratada de sabor a oblea y textura cartilaginosa o esta mermelada de castañas elaborada con una selección de los mejores frutos de variedades autóctonas de A Trabe.

 

Como hemos visto, la alimentación vegana es una opción saludable, ecológica y ética que cada vez tiene más adeptos en el mundo. No se trata solo de una dieta, sino de una forma de vida que respeta a los animales y al planeta. Si te interesa el veganismo, te animamos a que te informes bien sobre sus beneficios y sus requisitos nutricionales, y que consultes con un profesional de la salud antes de hacer cualquier cambio en tu alimentación. Esperamos que este artículo te haya sido útil y que te haya inspirado a probar nuevas recetas veganas. ¡Gracias por leernos!

Comparte esta entrada

¡Valora esta entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.