Biodegradable y compostable, ¿en qué se diferencian?

Cuando hablamos de los términos biodegradable y compostable, muchas veces se generan confusiones, pero es importante entender las diferencias fundamentales entre ellos.

La diferencia esencial entre biodegradable y compostable reside en su proceso de descomposición y su resultado. La biodegradación es natural, mientras que la compostabilidad necesita condiciones controladas obteniendo, además, un compost rico y nutritivo beneficioso para los cultivos.

En este artículo, vamos a desglosar en detalle los significados de biodegradable y compostable, exploraremos sus diferencias, te enseñaremos cómo identificar si un producto se ajusta a estas categorías y, finalmente, compartiremos contigo las prácticas adecuadas para desecharlos.

¿Qué es biodegradable?

Algo biodegradable es aquello que se descompone de forma natural mediante la acción de microorganismos como bacterias, hongos o algas. Este proceso no deja residuos tóxicos ni contamina el medio ambiente. La velocidad de descomposición varía según las condiciones ambientales y el tipo de material.

Algunos ejemplos de productos o materiales biodegradables son el papel o cartón, la madera o el algodón orgánico. Todos ellos se descomponen en sus componentes originales, como agua, dióxido de carbono y biomasa, en un período que puede oscilar desde unas pocas semanas hasta décadas.

En la tabla que verás a continuación, obtendrás una perspectiva clara sobre los tiempos de degradación de los materiales biodegradables más comunes:

Material Biodegradable Tiempo de Degradación
Papel 2-5 meses
Cartón 2 meses
Madera 10-15 años
Algodón 1-5 meses
Lana 1-5 años
Seda 1-2 años
Cáscaras de frutas 1 mes
Hojas 6 meses
Paja 6-8 meses
Cáñamo 3-6 meses
Bambú 1-4 meses
Caucho natural 5-10 años
Papel de periódico 6 semanas
Lino 2 semanas
Fécula de maíz 1-2 meses

¿Qué es compostable?

El término compostable se refiere a los materiales que se descomponen bajo condiciones controladas, dando lugar a un abono orgánico o compost, útil para fertilizar el suelo. Este proceso suele ser más rápido y eficiente que la biodegradación, aunque los materiales compostables requieren plantas de compostaje industriales o domésticas para su descomposición.

Conforme a la regulación EN 13432, un material se puede clasificar como compostable si satisface los requisitos siguientes:

  • Debe poder degradarse, perdiendo al menos el 90% de su peso total en un período no mayor a 6 meses.
  • Tras un periodo de 12 semanas, el material debe estar totalmente descompuesto en fragmentos de un tamaño menor a 2mm x 2mm.
  • Debe supervisarse la ecotoxicidad del compost producido para garantizar que se ajusta a los estándares específicos.
  • El material no debe contener metales pesados.

Estropajo 100% compostable

Productos compostables son, por ejemplo, las cáscaras de huevos o restos vegetales, pero también lo son las esponjas o estropajos de luffa. Estos productos se descomponen en un plazo máximo de 6 meses, siempre y cuando se cumplan los requisitos específicos de temperatura, humedad y oxígeno.

Diferencias entre biodegradable y compostable

Si has llegado hasta este punto, ya estás familiarizado con los términos biodegradable y compostable. Es importante apuntar que, si bien todos los materiales compostables son biodegradables, no todos los biodegradables son compostables.

Aunque en ocasiones se usen de manera indistinta, estos términos aluden a diferentes procesos y propiedades. A continuación, presentamos una comparativa clara y directa entre estos dos conceptos:

  1. Proceso de Descomposición:
    • Biodegradable: Se descompone de forma natural mediante la acción de microorganismos como bacterias, hongos o algas, sin intervención humana.
    • Compostable: Se descompone en condiciones controladas por el ser humano, en plantas de compostaje industrial o doméstico.
  2. Tiempo de Descomposición:
    • Biodegradable: El tiempo de descomposición varía ampliamente según las condiciones ambientales y el tipo de material, oscilando desde unas pocas semanas hasta décadas.
    • Compostable: Se descompone en un plazo máximo de 6 meses, siempre y cuando se cumplan los requisitos específicos de temperatura, humedad y oxígeno.
  3. Residuo Final:
    • Biodegradable: Se descompone en sus componentes originales, como agua, dióxido de carbono y biomasa.
    • Compostable: Al final del proceso, se obtiene un abono orgánico que se puede utilizar para fertilizar la tierra, también llamado “compost”.

Como conclusión, se podría afirmar que los productos compostables son más eficientes que los biodegradables, ya que se descomponen más rápido y generan un recurso útil para la agricultura.

En caso de duda, ¿cómo saber si un producto es biodegradable o compostable?

Para identificar un producto como biodegradable, tal y como has visto en el punto anterior, debes asegurarte de que esté hecho de materiales naturales o vegetales, y que no contenga plásticos, metales, sustancias tóxicas ni aditivos que sean perjudiciales para el medio ambiente. Adicionalmente, para saber si es también compostable, es crucial examinar su proceso de descomposición, el tiempo que toma y el resultado final.

Es natural que puedan surgir interrogantes con respecto a ciertos productos, como las bolsas de bioplástico u otros elaborados mediante un complejo proceso industrial. Intuitivamente, podríamos pensar que no son biodegradables ni compostables.

Sin embargo, estos productos usualmente están claramente etiquetados con la norma o cuentan con un sello visible que certifica si son biodegradables o compostables.

Sellos, normas y certificaciones de productos biodegradables y compostables

A continuación te mostramos algunos de los sellos y certificaciones más comunes reconocidos internacionalmente que identifican a los productos como biodegradables y/o compostables:

  • OK Compost: Este sello se otorga a los productos que cumplen con los estándares europeos (EN 13432) para la compostabilidad en instalaciones industriales. Garantiza que el producto se descompondrá en condiciones específicas de compostaje industrial.
  • OK Compost Home: Similar al sello OK Compost, pero este certifica que el producto puede descomponerse en condiciones de compostaje doméstico. Específicamente, el producto se descompone a temperaturas más bajas, que son las que se alcanzan en compostadores caseros.
  • EN 13432: Esta es una norma europea que establece los requisitos para la compostabilidad y la biodegradabilidad en instalaciones de compostaje industriales.
  • ASTM D6868: Este estándar se aplica a productos con revestimientos compostables, como los envases de papel recubiertos con un revestimiento compostable.
  • Seedling Logo (Semilla germinada): Este sello es administrado por European Bioplastics y certifica que un producto cumple con la norma EN 13432, es decir, es compostable en instalaciones industriales
  • BPI (Biodegradable Products Institute) Compostable Logo: Este sello certifica que un producto es compostable en instalaciones industriales de acuerdo con las normas ASTM D6400 o ASTM D6868. Es el sello más utilizado en Norteamérica para certificar productos compostables.
  • DIN CERTCO: Es el certificado alemán que asegura que un producto es biodegradable y compostable de acuerdo con las normas EN 13432 y EN 14995.

Sellos productos compostables

Ten presente que los sellos certifican condiciones específicas de compostabilidad o biodegradabilidad, como el compostaje industrial vs doméstico, por lo que no todos los productos etiquetados serán biodegradables o compostables en cualquier situación.

Si tras revisar la etiqueta persisten tus dudas, lo más recomendable es contactar directamente con el fabricante o el vendedor del producto, quienes te proporcionarán información exacta y detallada sobre su biodegradabilidad o compostabilidad.

¿Cómo desechar correctamente los productos biodegradables y compostables?

Los productos biodegradables deben ser depositados en el contenedor de residuos orgánicos.

En el caso de que los productos sean compostables, se pueden aprovechar para generar compost. Si dispones de una compostera doméstica, puedes depositar en ella restos vegetales, frutas, hojas, césped, café y té.

Compostadora de jardín

Por otra parte, en muchos lugares públicos, ya hay disponibles contenedores especiales de compostaje. Los reconocerás porque son de color marrón. Si optas por el contenedor marrón, debes consultar las directrices de tu localidad o ayuntamiento, ya que algunos también permiten carnes o restos de pescado.

Siempre es recomendable acudir al fabricante o revisar los sellos mencionados anteriormente en caso de tener dudas sobre la correcta disposición de estos productos.

 

En fieito, somos conscientes de la importancia de la preservación del medio ambiente. Por ello, comercializamos una amplia gama de productos biodegradables y/o compostables, incluyendo tanto el producto en sí como en el embalaje en el que lo recibirás. Es nuestro compromiso con el planeta y contigo ofrecerte opciones más sostenibles y ecológicas.

Comparte esta entrada

¡Valora esta entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.